Mi Nueva York (V)

En éste post de Mi Nueva York vuelvo a hablaros de algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad que creo que no debéis perderos, los tres edificios más famosos a los que todo el mundo tendría que subir para contemplar las impresionantes vistas que hay desde lo más alto de cada uno…

Rockefeller Center

Rockefeller Center es un complejo de edificios comerciales donde se encuentran algunas de las tiendas más lujosas de Nueva York. Para disfrutar de unas increíbles vistas del Midtown, del Empire State y de Central Park deberéis subir al Top of the Rock, en el edificio central del complejo, situado en el número 30 de Rockefeller Plaza. Actualmente la entrada para adultos cuesta 34$.

Yo subí en mis dos primeros viajes a la ciudad, la primera para conocerlo y la segunda porque viajé con personas para las que era su primera vez. La entrada es cara, pero merece la pena por las vistas…

Empire State Building

El Empire State Building fue el edificio más alto del mundo hasta el año 1972, cuando se terminó de construir la torre norte del desaparecido World Trade Center. Tiene dos plataformas de observación, una en la planta 86 y otra más pequeña en la 102. El edificio está situado en el 350 5th Avenue. La entrada para visitar solamente el observatorio del piso 86 cuesta 34$ y la entrada para los pisos 86 y 102 cuesta 54$.

He subido al Empire State tres veces. En mi primer viaje subí por la tarde y en el segundo viaje subí un día por la mañana y otro por la noche. Es alucinante cómo cambia todo dependiendo de la hora del día a la que subas…

One World Trade Center

El One World Trade Center es el edificio principal del complejo construido en el lugar donde estaba el World Trade Center. Es el sexto rascacielos más alto del mundo, con 94 plantas y 541 metros de altura. Fue inaugurado y abierto al público el 21 de mayo de 2014. La entrada para subir al observatorio cuesta 34$ para los adultos.

Mi último viaje a Nueva York fue en 2013, así que no pude visitarlo por dentro, pero pude verlo por fuera casi terminado. Lo que es seguro es que cuando vuelva a la ciudad dentro de poco más de un mes subiré al observatorio y os enseñaré las vistas desde allí.

Florencia (III)

Me acabo de dar cuenta de que no quedaba nada nuevo por contaros del viaje a Florencia, porque como no es muy grande los últimos días los pasamos repitiendo lugares y paseando la ciudad con calma. Por eso creo que en este post lo mejor es hacer como hice en el último de Roma, dejaros algunas recomendaciones para los que estéis pensando ir 😉

  • Si en Roma os hablaba del peligro del tráfico, aquí no encontraréis tantos coches ni tanto tráfico… Pero sí que hay muchísimas motos, así que cuidado con ellas que como estés empanado mirando la belleza a tu alrededor podrían atropellarte.
  • Nosotros nos alojamos en el Hotel Rivoli, un hotel boutique junto a la Basílica di Santa Maria Novella. Desde allí se podía ir caminando a todas partes, aunque bueno en Florencia las distancias tampoco son tan grandes.
  • Florencia tampoco es el lugar más adecuado para minusválidos, porque al igual que Roma todas las calles están empedradas. Pero a pesar de esa incomodidad creo que merece la pena ir.
  • Respecto a lo que hay que ver en Florencia… todo lo que os conté aquí y aquí. Creo que es lo más importante, pero por supuesto os aconsejaría perderos por cualquiera de sus calles porque en todas hallaréis alguna sorpresa o algo bonito.
  • En cuanto a la comida personalmente me gustó más que en Roma. Nosotros somos muy de carne y aquí una de las cosas más típicas es la Bistecca alla Fiorentina, que es un pedazo de chuletón a la parrilla riquísimo. También me harté a comer pizzas, porque ya os conté que a mí la pasta al dente no me gusta…
  • Solamente puedo recomendaros un restaurante, del que realmente ya os hablé, Ciro and Sons. Estaba regentado por una familia y aparte de comer bien nos trataron fenomenal. Tal vez por eso sea el único que recuerdo…
  • Y, por último, las compras. Recuerdo que nos pareció todo tan caro que al final el único sitio donde compramos alguna chorradita fue en el mercadillo que ponen junto a la Iglesia de San Lorenzo. Aunque la ciudad está llena de todo tipo de tiendas, tanto de firmas de ropa mega-caras, como de productos típicos de alimentación como de artesanía…

Florencia (II)

Me ha costado encontrar tiempo para seguir contando el viaje a Florencia, pero allá vamos…

Al día siguiente fuimos hasta la Piazza della Signoria, que es la plaza central de Florencia. Allí se encuentra el Palazzo Vecchio, la Loggia dei Lanzi, Il Tribunale della Mercanzia y un montón de estatuas, entre ellas la copia del David de Miguel Ángel.

Piazza della Signoria ©Wikipedia

Ésta foto no es mía, es de la Wikipedia, porque no tengo ninguna en la que se vea la plaza entera para que os hagáis una idea. El edificio con la torre es el Palazzo Vecchio.

Las siguientes fotografías sí son mías 🙂

Loggia dei Lanzi

Il Tribunale della Mercanzia

Copia del David de Miguel Ángel

Ahí mismo está la Galleria degli Uffizi, donde nos metimos, y pudimos contemplar obras tan conocidas como La Primavera y El nacimiento de Venus, de Botticelli.

Luego fuimos a la Basilica di Santa Croce, donde están enterrados, entre otros muchos personajes relevantes, Miguel Ángel y Galileo Galilei.

Basilica di Santa Croce

Tumba de Miguel Ángel

Tumba de Galileo Galilei

Al día siguiente fuimos primero al Museo dell’Opera del Duomo, donde vimos otra de las obras de Miguel Ángel, la llamada Piedad Bandini. Lo curioso de ésta obra es que el rostro de Nicodemo es un autorretrato del Miguel Ángel y que como no estaba satisfecho con ella él mismo empezó a destruirla…

Piedad Bandini

Luego entramos al Battistero di San Giovanni, cuyo techo de mosaico es precioso…

Battistero di San Giovanni

Por la tarde fuimos al Palazzo Pitti, para ver el Giardino di Boboli. Son unos jardines muy bonitos, desde donde hay una vista de Florencia muy chula…

Giardino di Boboli.

Palazzo Pitti visto desde el Giardino di Boboli

Vistas de Florencia

Grotte de Buontalenti

Fontana del Bacchino

Sigo sin ser capaz de hacer posts de viajes cortitos, así que continuaré con Florencia próximamente para que éste no sea kilométrico… 😛