Irlanda

Lo mejor siempre es empezar por el principio, así que la mejor forma de empezar a contaros mis viajes es hacerlo con la primera vez que salí de España.

Corría el mes de junio del año 1999 y casi había terminado la carrera. Digo casi porque me quedó una asignatura para septiembre y mis padres no me regalaron el viaje a Nueva York que me habían prometido si no me quedaba ninguna y terminaba la carrera en junio.

Yo estaba muy triste porque mi gran sueño americano seguiría sin cumplirse cuando un buen día yendo a la universidad con una de mis mejores amigas ella dijo: “Estoy harta de Madrid, necesito salir fuera y desconectar. He decidido irme un mes a Irlanda, ¿te vienes?“. Sin pensarlo ni un segundo dije: “¡Sí!“.

Aunque la verdad es que pensaba que mis padres dirían que ni de coña, que si no me regalaban el viaje a Nueva York tampoco me iría a Irlanda. Pero vete a saber por qué, cuando llegué a casa les conté la proposición de mi amiga de irnos allí un mes para mejorar el inglés y les pareció buena idea. Tan buena que al día siguiente nos fuimos mi amiga, su madre, la mía y yo a la empresa que organiza los programas de idiomas en el extranjero, lo contratamos y en menos de un mes estábamos en Irlanda.

A día de hoy tengo que decir que es de las mejores cosas que he hecho en mi vida. Principalmente porque eso de tener que sacarte tú mismo las castañas del fuego te hace madurar, no tener la sobreprotección de mis padres me hizo más fuerte e independiente, conocí gente maravillosa de otras partes de España y de otros países, conocí otra cultura y un país precioso y encima mi nivel de inglés mejoró muchísimo 😀

Como este post sería interminable si contase todo lo que sucedió en el mes entero, que dio para muuuucho, hablaré de los lugares de Irlanda que conocí y las cosas que más me gustaron.

Empezaré con Dublín, que es donde estaba la casa de la familia que nos acogió y la academia donde estudiábamos, y lógicamente donde más tiempo pasé.

Nuestro centro neurálgico era O’Connell Street. Quedábamos después de cenar cada uno en nuestras respectivas casas de acogida en la General Post Office, nos comprábamos unas hamburguesas y volvíamos a cenar sentados en los escalones del O’Connell Monument. Eso de cenar a las cinco de la tarde nos mataba, por eso teníamos que volver a zampar 🙂

Luego terminábamos la noche en The Oval Bar

gpo

General Post Office

oconnellstreet

O’Connell Street (O’Connell Monument)

theovalbar

The Oval Bar

Los fines de semana los dedicábamos a hacer turismo, al principio en el propio Dublín y luego a otros lugares… Visitamos Dublin Castle, St. Stephen’s Green Park (al que nos gustaba ir a mediodía casi a diario), St. Patrick’s Cathedral, Trinity College, la estatua de Molly Malone, Temple Bar y Phoenix Park. Hay mil sitios más, pero no nos dio tiempo…

dublincastle

Dublin Castle

ststephensgreen

St. Stephen’s Green Park

stpatrick

St. Patrick’s Cathedral

trinitycollege

Trinity College

mollymalone

Molly Malone

templebar

Temple Bar

Y creo que esto es todo con respecto a Dublín, próximamente los lugares que visitamos otros fines de semana.

Anuncios