Tenerife

Ya he vuelto del viaje a Tenerife. En realidad regresé el miércoles, pero hasta ahora no había podido pasar las fotos al ordenador. Y si lo sé escribo antes porque las fotos han resultado ser un desastre y se salvan pocas que pueda enseñaros…

Para ser sincera el viaje no ha sido para tirar cohetes, o a lo mejor es que yo tenía muchas espectativas, pero el caso es que al final ni lo he pasado tan bien ni me ha apasionado la isla.

La verdad es que yo ya había estado en Tenerife, cuando tenía 15 años, así que hace un montón. Recordaba que ya entonces no me había gustado tanto y ahora me reafirmo en ello. No me matéis por favor, pero ninguna de las dos veces he llegado a tener buen feeling con la isla.

Bueno, os cuento el viaje y espero no enrollarme demasiado 😛

Volamos en el avión con mi primo el piloto a los mandos. Era la primera vez que viajábamos con él y la verdad es que está muy guay montarte en un avión siendo familia del piloto. Como el avión no iba lleno nos pasó a todos a primera clase y eso es otro mundo. La mayoría nunca habíamos ido en primera y parecíamos recién salidos de una película de Paco Martínez Soria, alucinando con todo xDD

Cuando llegamos a Tenerife nos estuvo enseñando la cabina con sus miles de botoncitos y nos hicimos fotos todos juntos dentro, parecíamos sardinas en lata 😆

Nuestro hotel estaba en el Puerto de la Cruz porque la boda de mi otro primo iba a ser en La Orotava. No podíamos imaginar que la diferencia de clima iba a ser tan enorme entre el norte y el sur de la isla. Mientras ahí en el norte todos los días estuvieron grises, con niebla y lloviendo en muchos momentos, parece ser que en el sur hacía un solazo de campeonato. A mí los días así de oscuros me deprimen y llegué a estar rayadísima, pensaba que allí hacía casi siempre buen tiempo…

Puerto de la Cruz – Calle de San Telmo

Puerto de la Cruz – Calle de San Telmo

Y encima todos los lugares que visitamos estaban en cuesta y empedrados, gran inconveniente si vas en silla de ruedas como yo 😦

Fuimos a Icod de los Vinos a ver el famoso Drago Milenario y al final pasamos de verlo por el horrible empedrado por el que mi silla apenas podía circular y porque resulta que cobraban… ¿Cobrar por ver un árbol? ¿Estamos locos o qué?

Ayuntamiento de Icod de los Vinos

Lo bueno de ese día fue que a uno de mis primos le recomendaron que fuésemos a comer a un guachinche que se llama El Calderito de la Abuela donde comimos de lujo. Nos gustó tanto que volvimos el día antes de volver a Madrid.

El día de la boda fue raro de narices… Creo que nunca he estado en una boda con un ambiente tan extraño y tenso.

Mi primo (el novio) se acercó una sola vez a hablar con la familia, el resto del tiempo no nos hizo ni p*** caso. La novia se acercó sólo porque mi madre la llamó, nos dio un beso y se largó corriendo. Las familias de los novios no se conocían y ellos no se molestaron tampoco en presentarles. Vale que la familia de la novia era extranjera y no hablaban español, pero no sé, por lo menos presentar a sus padres…

Todo muy tenso, la familia de ella por un lado que no entendían el idioma y la novia pasaba de ellos. Nuestra familia por otro lado que tampoco nos hacían caso. Y los novios solamente con sus amigos.

¿Si no querían nada de la familia, por qué nos invitaron? ¿Para qué nos hicieron ir hasta Tenerife?

Y encima la boda era al aire libre, hacía un frío que pelaba y nos mataron de hambre. En fin, fue todo muy desastroso.

Al día siguiente de la boda fuimos a conocer la parte del Puerto de la Cruz donde estaban alojados el resto de mi familia y así comer con ellos y comentar la boda antes de que ellos regresaran a Madrid.

Playa Jardín

El penúltimo día decidimos ir al sur hartos ya de nubes y niebla. Y efectivamente, en el sur un sol radiante… Paseamos por el paseo marítimo de Playa de las Américas y luego buscamos dónde comer. Terminamos yendo al Restaurante Fresh, en Costa Adeje, donde también comimos fenomenal.

La vuelta a Madrid no fue tan guay porque ya no íbamos con mi primo en el avión y fuimos en clase turista como siempre, pero me dio mucha alegría regresar a casa después de un viaje tan raruno 🙂

Anuncios

Florencia (III)

Me acabo de dar cuenta de que no quedaba nada nuevo por contaros del viaje a Florencia, porque como no es muy grande los últimos días los pasamos repitiendo lugares y paseando la ciudad con calma. Por eso creo que en este post lo mejor es hacer como hice en el último de Roma, dejaros algunas recomendaciones para los que estéis pensando ir 😉

  • Si en Roma os hablaba del peligro del tráfico, aquí no encontraréis tantos coches ni tanto tráfico… Pero sí que hay muchísimas motos, así que cuidado con ellas que como estés empanado mirando la belleza a tu alrededor podrían atropellarte.
  • Nosotros nos alojamos en el Hotel Rivoli, un hotel boutique junto a la Basílica di Santa Maria Novella. Desde allí se podía ir caminando a todas partes, aunque bueno en Florencia las distancias tampoco son tan grandes.
  • Florencia tampoco es el lugar más adecuado para minusválidos, porque al igual que Roma todas las calles están empedradas. Pero a pesar de esa incomodidad creo que merece la pena ir.
  • Respecto a lo que hay que ver en Florencia… todo lo que os conté aquí y aquí. Creo que es lo más importante, pero por supuesto os aconsejaría perderos por cualquiera de sus calles porque en todas hallaréis alguna sorpresa o algo bonito.
  • En cuanto a la comida personalmente me gustó más que en Roma. Nosotros somos muy de carne y aquí una de las cosas más típicas es la Bistecca alla Fiorentina, que es un pedazo de chuletón a la parrilla riquísimo. También me harté a comer pizzas, porque ya os conté que a mí la pasta al dente no me gusta…
  • Solamente puedo recomendaros un restaurante, del que realmente ya os hablé, Ciro and Sons. Estaba regentado por una familia y aparte de comer bien nos trataron fenomenal. Tal vez por eso sea el único que recuerdo…
  • Y, por último, las compras. Recuerdo que nos pareció todo tan caro que al final el único sitio donde compramos alguna chorradita fue en el mercadillo que ponen junto a la Iglesia de San Lorenzo. Aunque la ciudad está llena de todo tipo de tiendas, tanto de firmas de ropa mega-caras, como de productos típicos de alimentación como de artesanía…

Florencia (II)

Me ha costado encontrar tiempo para seguir contando el viaje a Florencia, pero allá vamos…

Al día siguiente fuimos hasta la Piazza della Signoria, que es la plaza central de Florencia. Allí se encuentra el Palazzo Vecchio, la Loggia dei Lanzi, Il Tribunale della Mercanzia y un montón de estatuas, entre ellas la copia del David de Miguel Ángel.

Piazza della Signoria ©Wikipedia

Ésta foto no es mía, es de la Wikipedia, porque no tengo ninguna en la que se vea la plaza entera para que os hagáis una idea. El edificio con la torre es el Palazzo Vecchio.

Las siguientes fotografías sí son mías 🙂

Loggia dei Lanzi

Il Tribunale della Mercanzia

Copia del David de Miguel Ángel

Ahí mismo está la Galleria degli Uffizi, donde nos metimos, y pudimos contemplar obras tan conocidas como La Primavera y El nacimiento de Venus, de Botticelli.

Luego fuimos a la Basilica di Santa Croce, donde están enterrados, entre otros muchos personajes relevantes, Miguel Ángel y Galileo Galilei.

Basilica di Santa Croce

Tumba de Miguel Ángel

Tumba de Galileo Galilei

Al día siguiente fuimos primero al Museo dell’Opera del Duomo, donde vimos otra de las obras de Miguel Ángel, la llamada Piedad Bandini. Lo curioso de ésta obra es que el rostro de Nicodemo es un autorretrato del Miguel Ángel y que como no estaba satisfecho con ella él mismo empezó a destruirla…

Piedad Bandini

Luego entramos al Battistero di San Giovanni, cuyo techo de mosaico es precioso…

Battistero di San Giovanni

Por la tarde fuimos al Palazzo Pitti, para ver el Giardino di Boboli. Son unos jardines muy bonitos, desde donde hay una vista de Florencia muy chula…

Giardino di Boboli.

Palazzo Pitti visto desde el Giardino di Boboli

Vistas de Florencia

Grotte de Buontalenti

Fontana del Bacchino

Sigo sin ser capaz de hacer posts de viajes cortitos, así que continuaré con Florencia próximamente para que éste no sea kilométrico… 😛