Lennon Stella – Saved

Como ya os dije últimamente estoy de pruebas y de médicos, así que no estoy muy motivada para escribir. La prueba de alergia que me hice el día 1 de febrero para averiguar qué fue lo que me dio alergia a finales de diciembre me dio reacción. En estas pruebas nunca te dicen qué medicamento te van a dar para que no te sugestiones, luego me dijeron que era la amoxicilina que yo había tomado en diciembre y no veáis cómo me puse… La reacción fue distinta a la de diciembre, esta vez se me puso TODO el cuerpo, incluida la cara, rojo como si me hubieran escaldado con agua hirviendo. Y me salía un calor horrible de la piel, como si tuviera mucha fiebre. Con los días la mancha roja se fue yendo, pero me empezó a picar todo el cuerpo…

Y el día 22 me hacen otra prueba, aunque esta vez sí sé qué me van a dar. Como la reumatóloga quiere que tome Adiro para la enfermedad que cree que tengo que me puede provocar trombos, van a probar si mi cuerpo lo tolera en cantidades pequeñas. No entiendo nada porque hace años, cuando me volví alérgica a los anti-inflamatorios, me dijeron que no podía tomar aspirina. Pero ahora quieren volver a mirarlo. En fin, que es muy posible que vuelva a darme reacción y llevo dos tan recientes que se me ponen los pelos como escarpias de pensarlo, no me apetece nada… 😦

Y si resulta que el Adiro me da reacción tendrán que probarme con otros medicamentos, hasta que encuentren alguno que pueda tomar para evitar los trombos.

En fin, que no os doy más la lata con problemas, os dejo una canción que últimamente no me puedo sacar de la cabeza, me encanta. La canta Lennon Stella, una de las protagonistas de la serie Nashville, cuya quinta temporada acabo de terminar. Y la sexta temporada es la última y no quiero que se termine…

Espero que os guste como a mí 😉

Anuncios

Sin lactosa (VI)

 

Volvemos con una nueva entrega de los últimos productos que he probado aptos para intolerantes a la lactosa como yo. Con mucha alegría he podido comprobar que Mercadona se ha puesto las pilas y cada vez tiene más cosas sin lactosa. Y en Carrefour sigo descubriendo más productos, la verdad es que es el supermercado donde más cosas encuentro sin lactosa.

Yogur líquido de fresa sin lactosa Hacendado: Vienen en paquetes de cuatro botellitas de yogur líquido muy ricas. Sabe parecido al Danup de Danone, pero más suave. Sin duda repetiré…

     

Yogur natural azucarado sin lactosa Hacendado: Está rico aunque para mi gusto está poco dulce, pero tiene fácil arreglo echándole un poco más de azúcar 😉

     

Yogur natural cremoso sin lactosa Hacendado: No soy muy fan de los yogures griegos, y aunque este está bueno, prefiero la textura de los normales.

     

Yogur de piña con trozos sin lactosa Hacendado: Éste no lo he probado porque la piña me da alergia en la lengua, pero mi madre sí y dice que le ha gustado. Por cierto, a mi madre también le han diagnosticado intolerancia grave a la lactosa 😦

Nata montada sin lactosa Friocrem de Mercadona: Otra marca de nata más para poder disfrutar de unas tortitas o unas fresas por ejemplo… ¡Ñam! jejeje

     

Queso blanco pasteurizado sin lactosa Hacendado: Es igual que el queso Philadelphia, se unta igual y sabe riquísimo.

     

Pizza de jamón y queso sin gluten y sin lactosa Hacendado: Como supongo que ya sabréis las pizzas de Mercadona las hace Casa Tarradellas. La verdad es que está rica, pero yo sigo prefiriendo las que hace sin lactosa Buitoni…

     

Quesitos y Lonchas El Caserio sin lactosa: Los quesitos y las lonchas para sandwich de toda la vida, pero ahora también sin lactosa.

     

Croquetas de jamón sin lactosa Fridela: Nunca serán como las croquetas de una madre o una abuela, pero para ser croquetas congeladas está bastante buenas.

     

Cacao a la taza Lacasa: Para darse un gustazo… Aunque en casa me faltan los churros pero bueno… xD

     

Haribo Chamallows Tubular: Ay, y yo que pensaba que se habrían acabado las nubes de caramelo para mí… Afortunadamente no.

     

 

PD: Perdón por las cutre-fotos de los productos de Mercadona, pero son las únicas que he encontrado…

Miedo

Si hace poco os contaba lo mal que terminé 2017 y empecé 2018 por culpa de la gripe y luego un sarpullido por todo el cuerpo, ahora tengo que contaros que las cosas en el tema de salud no han mejorado mucho…

Bueno, la gripe y la maldita tos ya se fueron. También desapareció el dichoso sarpullido. Pero en las últimas revisiones médicas que tenía en enero no tuve muy buenas noticias.

En lo que respecta a la revisión con el endocrino la cosa sí fue bien. En el último análisis se ve que la tiroides está controlada por fin. Hacía muchos meses que no tenían que modificarme la dosis de la pastilla. Espero que para el siguiente análisis no se haya vuelto a descontrolar.

Luego fui a la ginecóloga y me ha quitado el parche anticonceptivo porque desde que lo llevaba los dolores de cabeza eran horribles. Cada vez más insoportables y cada vez duraban más días…

Espero que la cosa mejore sin el maldito parche, pero aún así la ginecóloga me mandó al neurólogo para que me miren por qué tengo tantos dolores de cabeza continuamente. Y fui ayer. Era una mujer y me gustó mucho. Era muy joven y súper simpática y cariñosa. Me hizo mil preguntas acerca de mis dolores, me palpó la cabeza para cerciorarse de qué puntos son los que más me duelen y me dijo que íbamos a encontrar la medicación que me fuese bien para los dolores, que íbamos a ir probando hasta encontrar la adecuada, pero que no tenía por qué seguir sufriendo migrañas. También me mandó hacerme una resonancia craneal para descartar que pudiera haber algo más. Y la cosa me acojona, para qué vamos a negarlo. Eso de que vayan a mirar lo que hay dentro de mi cabezota no es bueno para mi hipocondría 😛

Pero lo que más miedo me dio fue lo que me dijo la reumatóloga en la última cita. Según ella, el último análisis le confirma que tengo la enfermedad del tejido conectivo y el síndrome antifosfolípido. Tócate las narices lo bien que suenan ambos…

Le pregunté en qué consistían y tuve la sensación de que no me estaba contando todo lo que debería saber. Según ella lo del tejido conectivo es una enfermedad autoinmune, que es mi cuerpo el que se ataca a si mismo, que puede hacer que se me inflamen las articulaciones y que con una medicación no pasa nada. No le dio demasiada importancia. No sé, no quiero buscar en internet porque no entendería nada y me asustaría más al final. Pero el caso es que el nombre de la enfermedad me hace pensar que hay más de lo que ella me ha contado.

Y el síndrome antifosfolípido no lo ha podido confirmar del todo porque en el análisis falta un resultado, pero consiste en que la sangre tiende a coagularse y eso hace que se formen trombos y se tengan abortos.

Lo de los abortos me da igual, porque por mi minusvalía lo de tener hijos nunca ha sido una opción ni algo que desee. Pero lo de los trombos sí que me preocupa mucho… Y encima ella dice que la mejor solución sería tomar Adiro, que es aspirina, para que la sangre esté más líquida, pero como soy alérgica a los anti-inflamatorios no puedo tomarlo.

Le conté que el 1 de febrero, hoy, me hacían las pruebas de la alergia para ver qué me había causado el sarpullido y me dijo que le pregunte a la alergóloga qué puedo tomar en lugar del Adiro y si puedo tomar la medicación que quiere ponerme para lo del tejido conectivo y que vuelva luego a ella otra vez para poner tratamientos…

En fin, que así están las cosas. Y para colmo mi hipocondría ha hecho que no pudiese dejar de darle vueltas al coco y ponerme en lo peor. Ahora ya estoy un poco más tranquila pero me da terror el tema de la salud…