El cuerpo humano (Book Tag)

Supongo que la mayoría ya conoceréis éste book tag, pero para los que no lo conocían como yo, consiste en mencionar libros relacionándolos con algunas partes del cuerpo 🙂

OJOS: Un libro del que te enamoraste a primera vista

Hay tantos libros que me entran primero por los ojos gracias a preciosas portadas y me enamoran… Por ejemplo me gustan mucho las portadas con paisajes de los libros de Sarah Lark. De los que he leído últimamente me gustó mucho la portada de No soy un monstruo de Carme Chaparro…

BOCA: Un libro del que todos hablen

Últimamente veo hablar muchísimo de El día que dejó de nevar en Alaska, de Alice Kellen. La verdad es que no lo he leído, ni ningún otro de la autora, pero veo tan buenas opiniones del libro por todas partes que ya tengo unas ganas locas de poder leerlo. Bueno, este o cualquier otro de Alice Kellen.

PULMONES: Un libro que consideres “vital” en tu vida

Creo que el libro que más me marcó, que leí muy jovencita, y que todo el mundo debería leer es el Diario de Ana Frank. Me pareció brutal, fue como una bofetada de realidad. El conocer las barbaridades que tuvieron que sufrir los judíos contado por Ana me hizo abrir los ojos y sentirme realmente afortunada…

ESTÓMAGO: Un libro que “devoraste”

Ya lo he mencionado otras veces pero devoré El clan del oso cavernario y todos los que vinieron después de la saga Los Hijos de la Tierra. El personaje de Ayla (una niña cromagnon) me pareció tan bonito y tierno que me cautivó. Ojalá la autora escribiese algún libro más, porque con seis no he tenido suficiente…

HÍGADO: Un libro gordo

Otro libro del que también he hablado aquí que me encantó y es gordísimo (tiene 1.104 páginas) es Dime quién soy de Julia Navarro. El libro está ambientado principalmente en la época de la Guerra Civil Española y me atrapó irremediablemente desde el principio… Me encanta cómo escribe Julia.

APÉNDICE: Un libro que no te gustó, ni te disgustó

Un libro que pasó por mi vida como si nada fue Lo que moja la lluvia de Adriana Abenia. El libro no está mal en general, pero no empaticé nada con la protagonista y el final no me gustó, me pareció un poco flojo… No sé, no puedo decir que me gustase pero tampoco que no me gustase, no me aclaro ni yo xD

CORAZÓN: Un libro romántico

Tengo un autor preferido en cuanto a novelas románticas y ese es Nicholas Sparks. No sé qué tienen sus libros pero con casi todos he derramado alguna que otra lagrimita… Me costaría muchísimo elegir solamente uno de ellos, sería casi como elegir entre papá o mamá. Todos tienen algo que me ha enganchado…

CEREBRO: Un libro muy reflexivo y realista

Sin duda La lección de August. Un libro que todos los niños (y no tan niños) deberían leer porque está lleno de valores… y tal vez ayudaría a luchar contra el bullying. Por mi minusvalía me sentí súper identificada con August y lo que tuve que soportar en mi época del colegio… Ojalá la gente fuese capaz de ver más allá del físico.

CABELLO: Un libro muy superficial

Puede que lo más parecido a un libro superficial que he leído sea Cincuenta sombras de Grey. Por cómo es el personaje de Christian Grey más que nada… Pero vamos, que las personas superficiales me repelen, es lo más opuesto a mí que puede haber, así que no creo que haya leído yo muchos libros de ese tipo…

UÑAS: Un libro que cuidas como oro

Todos. Ya he hablado de lo extremadamente cuidadosa que soy con los libros, ni escribo en ellos, ni doblo sus páginas… Así que todos los libros que tengo están como recién comprados 🙂

Anuncios

Regalo inesperado

Hace unos días mis padres y yo recibimos un regalo genial sin esperarlo y todavía estamos con la boca abierta. Después de esta entrada tan desastrosa en el 2018 nos hacía falta una alegría así 😀

Resulta que uno de mis primos es piloto en una de las dos compañías aéreas españolas más importantes. Como piloto tiene derecho, si no me equivoco, a unos 20 billetes de avión gratis para las personas que él quiera.

Pues bien, resulta que estábamos hace unos días celebrando su cumpleaños y cuando le dimos sus regalos nos dice: “Yo también tengo un regalo para vosotros, que ya iba siendo hora. Os regalo billetes de avión para los tres para que vayáis a cualquier lugar del mundo que elijáis a donde viaje mi compañía en la fecha que queráis de este año“.

¡Qué subidón nos entró! Sobre todo a mi madre y a mi que somos las locas de los viajes. Ahora nos pasamos los ratos muertos metidos en la página web de la compañía mirando a qué lugares vuela e intento decidir a dónde ir. Va a ser un poco complicado ponernos de acuerdo con mi padre, porque hay muchos sitios a los que a nosotras nos gustaría ir y a él no, pero terminará habiendo consenso xD

Qué divertido, me apasiona planear viajes… 😆

Vaya forma de terminar y empezar…

Escribo esto con la esperanza de que se alineen los astros y las cosas empiecen a mejorar porque la verdad es que terminé 2017 y empecé 2018 como el culo…

Resulta que el 21 de diciembre por la tarde empecé a toser, pero una tos como muy tonta… Cuando me metí en la cama la tos empezaba a ser un poco más fuerte. Y de madrugada se convirtió en una tos brutal y lo peor es que cada vez que me daba el ataque de tos me entraban arcadas y terminaba vomitando. Así pasé la noche entera, sin pegar ojo y venga a toser y a vomitar.

Por la mañana seguía con la misma tos horrible, sentía como si la garganta se me cerrase y casi no me entrase aire y me había quedado afónica. Así que tuve que ir al médico de urgencias. Me recetó antibióticos y paracetamol de 650 mg tres veces al día. Como soy alérgica a los anti-inflamatorios (el único que puedo tomar es paracetamol), decidí que en vez de tres veces al día lo tomaría dos porque me daba miedo abusar con mi alergia.

En Nochebuena estaba fatal, aunque no era la única porque mis padres y la mitad de mi familia estaban también con gripazo. Creo que gracias a eso la cena fue tranquila y no hubo movidas, porque nadie tenía fuerzas ni para discutir ni para nada. La comida de Navidad transcurrió igual…

El día 29 se suponía que era el último que tenía que tomar el antibiótico, pero mi padre tenía que ir al médico y resulta que le preguntó cómo me encontraba yo, si ya estaba mejor. Mi padre le dijo que yo estaba mas o menos igual y que seguía con la misma tos perruna. Entonces el médico le dijo que me dijera que siguiese con el antibiótico hasta que se terminase la caja. Y eso hice…

Pero el día 30, después de desayunar y tomarme el antibiótico estaba yo lavándome los dientes y me vi unas manchitas rojas en la cara y el cuello. Cuando termino me miro bien y me doy cuenta de que me está saliendo un sarpullido por todo el cuerpo.

Como ya sé que es la reacción de mi cuerpo a los anti-inflamatorios y algún antibiótico me lo tomé con relativa calma. Fui a la farmacia y compré el antihistamínico que me dijo la alergóloga que tomase si me volvía a salir un sarpullido alguna vez. Y al volver a casa pedí hora directamente a mi alergóloga para contarle que me ha vuelto a pasar.

Y, por supuesto, dejé de tomar el antibiótico y el paracetamol inmediatamente…

Y así terminé 2017, con mi gripazo, mi tos y mi sarpullido y sus picores.

Fui a la alergóloga el día 8 y me dijo que tengo que hacerme otra vez las pruebas de provocación de alergia a medicamentos para averiguar si el sarpullido es culpa del antibiótico o del exceso de paracetamol.

Hoy es día 11 y sigo con el sarpullido, esta vez está durando muchísimo y lo peor es que me pica tanto todo el cuerpo que me cuesta dormir por las noches… ¡Ah! Y sigo teniendo tos, no tan fuerte, pero aquí sigo.

Espero que vosotr@s hayáis empezado el año mucho mejor que yo… 😛

 

PD: Ya os contaré la odisea que he tenido también para poder hacerme mi último análisis de sangre…