Sin lactosa (II)

Como ya os conté en abril me dijeron que soy intolerante a la lactosa. Al principio me sentí bastante agobiada porque me di cuenta de que casi todo lo que comemos lleva lactosa y pensé qué demonios iba a comer a partir de entonces. Nunca te paras a pensar en algo así hasta que te toca pero bueno… El caso es que todo este tiempo ha sido un continuo peregrinar de supermercado en supermercado en busca de los productos que NO lleven lactosa. Cosa MUY complicada. Complicada porque como ya digo casi todos los alimentos tienen lactosa y porque está muy mal indicado en los packaging, con lo cual siempre hay que ir mirando todos los ingredientes por si algo tiene leche, lactosa o trazas.

También en mi caso se complica más cuando veo que en los supermercados que hay en el pueblo en el que vivo (Ahorramas y Mercadona) los alimentos sin lactosa brillan por su ausencia y me veo obligada a hacer excursiones a los pueblos de alrededor donde hay Carrefour, Alcampo e Hipercor para hacer acopio de comida para una temporada.

Todo esto respecto a la comida, porque ya os hablé de que también casi todos los medicamentos llevan lactosa. El endocrino ya me cambió la pastilla de la tiroides por la única marca que no tiene lactosa, la ginecóloga me cambió la píldora por un parche y ahora estoy pendiente del único anti-inflamatorio que puedo tomar (soy alérgica a todos los demás) porque en la farmacia me han dicho que va a salir una marca con ese componente (Etoricoxib) sin llevar lactosa como excipiente. ¡Bien! Espero que no tarde mucho…

Por cierto, volví a mi doctora de aparato digestivo y me dijo que podía tomar sin problema las pastillas de lactasa para poder tomar cosas con lactosa. Las compré sobre todo para poder tomar el anti-inflamatorio, pero ya las he usado cuando he ido a algún restaurante y no estaba segura de si lo que iba a comer podía llevar lactosa. Menudo invento maravilloso, porque me daba una envidia tremenda ir a un restaurante y ver a todo el mundo comer de todo y yo no poder comer de casi nada.

Yo he comprado éstas porque soy nula para tragar pastillas, éstas masticables me han venido de perlas 🙂

Y ahora, por si alguien se encuentra en la misma situación que yo, que le acaben de detectar la intolerancia a la lactosa, aquí va una lista de productos que he probado por ahora y mi opinión.

Leche desnatada Pascual sin lactosa: Esta es la que tomo yo desde hace años, mucho antes de conocer mi intolerancia, porque yo ya notaba que cuando tomaba leche luego me sentía muy pesada, como si no la digiriese bien… Así que empecé con esta y con ella sigo. Pero ya hay muchas marcas que tienen leche sin lactosa, así que todo es probar para encontrar la que más te guste.

Mantequilla sin lactosa Central Lechera Asturiana: Suelo tomar una tostada con mantequilla para desayunar. Pensaba que tendría que dejar de hacerlo pero encontré esta mantequilla y tan ricamente. Creo que hay otras de marcas blancas, pero yo ya tomaba la normal de esta marca. No sabe exactamente igual que la normal pero está rica también.

Nesquik: Hasta el descubrimiento de la intolerancia yo estaba tomando Cola Cao, pero me llevé una sorpresa al descubrir que en el envase pone que puede contener trazas de leche. Aunque te dicen en su web que estas trazas son en cantidades tan pequeñas que no tendrían por qué ser un problema para los intolerantes, yo he preferido evitarlo. Y he cambiado a Nesquik que en teoría no tiene leche ni trazas…

Galletas MinusL: En Carrefour venden productos de esta marca, de los que he probado tres tipos de galletas con chocolate que están muy ricas. Tienen una gama bastante extensa de productos sin lactosa, pero de momento sólo he probado las galletas.

                              

Supongo que será una marca alemana, porque todo parece escrito en alemán… Las galletas Mignon son chiquititas de barquillo y chocolate. Las Doppelkekse son como las galletas Príncipe de toda la vida. Y las Butterkekse son como las Petit écolier de Lu.

Toda la demás bollería y galletas que he visto tienen lactosa, cosa evidente puesto que todo eso se hace con leche o mantequilla… Y yo que soy muy de bollería me he alegrado un montón de que por lo menos haya algo que pueda comer.

Pizzas sin lactosa Palacios: Cuando quiero darme el gusto de comer pizza en casa puedo hacerlo gracias a Palacios. La variedad de sabores no es grande, sólo hay dos, pero menos da una piedra… Bueno, creo que Mercadona tiene pizzas sin gluten y sin lactosa, pero nunca las he encontrado.

                    

Estoy un poco intrigada con estas pizzas porque en su web veo estas dos, pero luego en el super solamente veo la de Pollo y otra de Jamón y Queso, pero no lleva bacon como dice la web. La de Pollo no me hizo mucho tilín porque lleva una salsa cuyo sabor no me va, pero la de Jamón y Queso no está mal.

Masa para pizza sin gluten y sin lactosa y Masa de hojaldre sin gluten y sin lactosa Buitoni:  Si me apetece pizza pero quiero que lleve otros ingredientes diferentes de las anteriores me la hago con la masa de Buitoni. Y lo mismo cuando quiero hacer algo con hojaldre.

                    

Jamón cocido Bonnatur de Argal: Otra sorpresa desagradable que me llevé es que prácticamente todos los productos de charcutería llevan lactosa. No sé para qué pero la llevan. Yo como éste jamón cocido porque es el que más me gusta, pero sé que hay otras marcas que tampoco tienen lactosa. Por lo que voy viendo creo que es más fácil encontrar jamón cocido sin lactosa que otras cosas de charcutería como salchichón, chorizo, etc.

Queso en lonchas sin lactosa García Baquero: Para sandwich y bocadillos utilizo este queso. No es como el queso súper curado que a mi me gustaba pero también está bueno. Os digo lo mismo que antes, hay otras marcas con queso en lonchas sin lactosa, todo es ir probando a ver cuál es el que más te gusta.

 

Queso rallado para pasta y pizza sin lactosa Miraflores: Hay muchas más marcas que tienen queso rallado sin lactosa pero compro esta porque sí que la encuentro en Ahorramas, que me pilla más cerca de casa. También sé que esta marca tiene otros tipos de quesos sin lactosa, pero no veo que tenga página web, por eso no os pongo ningún enlace a su página…

Queso Philadelphia sin lactosa: El queso crema para untar de toda la vida, pero sin lactosa. Sabe igual que el normal, aunque yo creo que la textura no es exactamente la misma. A mi me parece que es un poco más compacto… Pero se agradece que las marcas saquen los mismos productos pero aptos para nosotros.

Salchichas Schara: No os podéis imaginar la decepción que me llevé al comprobar que casi todas las salchichas del mercado tienen lactosa. Fue un palo muy grande saber que ya no podría comer mis adoradas salchichas tipo bratsburg o como se escriba… La marca Schara es de las pocas de charcutería que he encontrado que tenga salchichas sin lactosa (y creo que sin gluten). De momento he probado de 3 tipos que me han gustado: Artesano, Grill y Grill ahumada.

Crema Bombón sin lactosa Clesa: De esta marca es lo único que he probado porque nunca he encontrado en los supermercados las otras dos que tienen: Yogur Natural Azucarado y Yogur Sabor Fresa. La verdad es que no me gustó demasiado y no creo que vuelva a comprarlo. Pero los yogures sí que me gustaría probarlos…

 

Kaiku Sin Lactosa: Aunque es la marca de productos lácteos sin lactosa por excelencia, la verdad es que casi nada de lo que he probado me ha hecho mucho tilín…

Lo que yo he probado y no me ha gustado: Yogur natural azucarado, Yogur de fresa y Yogur “Móntatelo a tu manera” de 450 gr con fresas. El último me disgustó especialmente porque sabía a cualquier cosa menos a fresa, parecía una especie de melocotón pero muy ácido…

Lo que he probado y sí me ha gustado: Natillas de chocolate.

Gama Dhul Sin Lactosa: Sin duda, de todos los postres lácteos sin lactosa que he probado los que más me han gustado son los de Dhul. He probado ya bastantes de la gama y tengo ganas de probar los que aun no he encontrado en los supermercados…

Los que he probado son: Flan de huevo, Flan de vainilla, Natillas de vainilla, Yogur Griego Natural Azucarado, Yogur líquido de Fresa y Plátano, Yogur Fresa-Plátano Azucarado y Yogur Natural Edulcorado. De todo ello lo que menos me ha gustado es el Flan de vainilla y el Yogur de Plátano…

Chocolates Valor Sin Lactosa: Mi amor por el chocolate ha hecho que ya haya probado las dos opciones que tiene Valor: Chocolate con leche y Chocolate con leche y almendras. Para mi gusto mucho más rico el segundo…

     

 

Nata para cocinar sin lactosa Central Lechera Asturiana: Fue la primera que encontré y la única que he probado, pero creo que hay otras marcas…

 

 

 

Nata montada azucarada sin lactosa Central Lechera Asturiana: No aparece en la web de Central Lechera Asturiana pero sí que está en los supermercados. La probé un día con antojo de tortitas con nata y está riquísima…

 

 

Y de momento estos son todos los productos sin lactosa que he probado, cuando pruebe  más os contaré qué me han parecido. Ya estoy deseando que llegue el veranito para probar los helados sin lactosa a los que he echado el ojo 😉

A los intolerantes a la lactosa espero haberos ayudado un poco y a los que no lo sois espero no haberos aburrido demasiado 😛

Preguntas y respuestas (Book Tag)

Otro book tag visto en el blog de Naiara que me gustó y que al final no me he podido resistir a hacer 🙂

Las reglas son éstas, aunque yo solamente haré las dos primeras partes para que nadie se sienta obligado a hacerlo:

  • Contar 11 cosas sobre ti.
  • Responder a las preguntas de quien te ha nominado.
  • Redactar 11 preguntas para los siguientes nominados.
  • Nominar 11 blogs que tengan menos de 200 seguidores y notificarlo con un comentario.

11  C O S A S  S O B R E  M Í :

1) Soy madrileña, aunque por estas ansias de viajar me siento un poco ciudadana de todo el mundo…

2) Nací con una minusvalía física que ha hecho que siempre tuviera que esforzarme el doble que los demás por todo, pero no me rindo y no dejo que nada me frene. Con fuerza de voluntad casi todo es posible.

3) Soy licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas y tengo un master en Diseño Gráfico. La fotografía y Photoshop me entretienen tanto que a veces he llegado a perder la noción del tiempo.

4) Los palos de la vida me han hecho por fin comprender que no se puede confiar en todo el mundo, que no todo el mundo es bueno y que hay mucha gente que no está dispuesta a ayudar a los demás.

5) Siempre, SIEMPRE, tengo música puesta. Soy más de canciones determinadas que me tocan el corazón que de grupos o artistas. Solamente soy fiel a Iván Ferreiro 🙂

6) Hay gente que no lo entiende, pero no me gustan los niños. Solamente los de mi familia, mis sobrinos, a los que amo con locura y con los que me encanta pasar todo el tiempo posible.

7) Tengo un gran defecto según mi madre, que dice que le pone de los nervios: soy MUY ordenada. Hasta el extremo. Tanto, tanto, que creo que lo mío se podría considerar TOC (Trastorno obsesivo compulsivo).

8) También soy hipocondriaca al máximo. Cuando me duele algo siempre me pongo en lo peor y cuando me hago una prueba o un análisis siempre temo que van a darme malas noticias.

9) Tuve una perra a la que adoraba, era casi como mi hija, la reina de la casa. Va a hacer 11 años que murió y sigo echándola de menos hasta el infinito y más allá.

10) Las puertas de las habitaciones de casa tienen que estar siempre abiertas, me gusta que la luz de las habitaciones se reparta por todas partes. Pero los armarios tienen que estar cerrados, sobre todo por la noche.

11) Me gusta vestir con colores alegres y ropa cómoda. Huyo de cremas y maquillajes, me gusta que me vean tal como soy.

M I S   R E S P U E S T A S :

1) ¿Capítulos largos o cortos?

Mejor cortos, facilita la lectura y la hace más amena en mi opinión. Así es más fácil cortar cuando estás cansado…

2) ¿Tapa dura o blanda? 

Depende. Si es un libro de un autor que te gusta mucho y que quieres que se conserve bien con el tiempo mejor tapa dura. Si no… tapa blanda. Pesan menos y son más baratos jejeje

3) Si te pidiera que me recomendaras un libro, ¿Cuál sería? 

Recomendaría muchos, pero si tengo que elegir entre lo último que he leído me quedo con la Trilogía del Baztán, de Dolores Redondo: El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta.

4) ¿Con que libro te enganchaste a la lectura? 

Mi madre siempre hizo mucho hincapié en que leyese, desde que aprendí a leer. Toda mi vida ha estado llena de libros, siempre he terminado uno y empezado otro nuevo automáticamente. No recuerdo cuál fue exactamente el libro porque la verdad es que siempre me gustó leer… Pero recuerdo un par de libros de la colección El barco de vapor que me marcaron bastante: Pupila de águila y Los escarabajos vuelan al atardecer.

5) ¿Cuál es tu propósito de libros de este año (número)? 

Creo que el reto literario que me he marcado para 2017 son 22 libros, pero cuando acabe con el reto seguiré leyendo. El año pasado leí 35 libros, espero superar la cifra este año.

6) ¿Cómo marcas tus libros? 

Cuando leía en papel con un marcapáginas muy antiguo, ya estaba medio roto de tanto uso pero nunca quise cambiar. Ahora leo en el iPad y hay opción para marcar la página por la que vas.

7) ¿Cuál es el personaje con el que más te identificas? 

Creo que hasta ahora el personaje con el que más me he identificado es con August, del libro La lección de August. Es un niño con una malformación en su rostro que hace que todo el mundo le mire y se ría de él. Por mi propia enfermedad sé lo que es eso, que te miren, te insulten y se burlen. Hay gente muy cruel en el mundo…

8) ¿Qué autor/a recomiendas siempre que puedes? 

Puedo llegar a ser muy pesada con Matilde Asensi y Julia Navarro. Me encantan sus libros que suelen mezclar historia, aventuras y género policíaco. También me gusta mucho Reyes Calderón.

9) ¿Genero preferido? 

Como dije en la anterior pregunta me encantan los libros donde se mezcla la historia con aventuras… Y los de intriga y policíacos me chiflan.

10) ¿Un libro que no te haya gustado? 

El último que no me ha gustado nada ha sido Cien años de soledad. Lo siento por las personas a las que les guste Gabriel García Márquez, por mucho Premio Nobel que sea el libro me resultó infumable. Y lo terminé porque no me gusta dejar libros a medias, siempre intento darle la oportunidad de que pueda cambiar y termine gustándome. Soy masoquista o algo así…

11) ¿Cuál es el libro que más ganas tienes de que salga a día de hoy?

Cualquiera de las autoras que mencioné antes. O alguno más de la saga Los Hijos de la Tierra de Jean M. Auel. Echo de menos a Ayla…

 

Si alguien se anima a hacer el Book Tag también que me avise para leer sus respuestas 😉

Mi Nueva York (V)

En éste post de Mi Nueva York vuelvo a hablaros de algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad que creo que no debéis perderos, los tres edificios más famosos a los que todo el mundo tendría que subir para contemplar las impresionantes vistas que hay desde lo más alto de cada uno…

Rockefeller Center

Rockefeller Center es un complejo de edificios comerciales donde se encuentran algunas de las tiendas más lujosas de Nueva York. Para disfrutar de unas increíbles vistas del Midtown, del Empire State y de Central Park deberéis subir al Top of the Rock, en el edificio central del complejo, situado en el número 30 de Rockefeller Plaza. Actualmente la entrada para adultos cuesta 34$.

Yo subí en mis dos primeros viajes a la ciudad, la primera para conocerlo y la segunda porque viajé con personas para las que era su primera vez. La entrada es cara, pero merece la pena por las vistas…

Empire State Building

El Empire State Building fue el edificio más alto del mundo hasta el año 1972, cuando se terminó de construir la torre norte del desaparecido World Trade Center. Tiene dos plataformas de observación, una en la planta 86 y otra más pequeña en la 102. El edificio está situado en el 350 5th Avenue. La entrada para visitar solamente el observatorio del piso 86 cuesta 34$ y la entrada para los pisos 86 y 102 cuesta 54$.

He subido al Empire State tres veces. En mi primer viaje subí por la tarde y en el segundo viaje subí un día por la mañana y otro por la noche. Es alucinante cómo cambia todo dependiendo de la hora del día a la que subas…

One World Trade Center

El One World Trade Center es el edificio principal del complejo construido en el lugar donde estaba el World Trade Center. Es el sexto rascacielos más alto del mundo, con 94 plantas y 541 metros de altura. Fue inaugurado y abierto al público el 21 de mayo de 2014. La entrada para subir al observatorio cuesta 34$ para los adultos.

Mi último viaje a Nueva York fue en 2013, así que no pude visitarlo por dentro, pero pude verlo por fuera casi terminado. Lo que es seguro es que cuando vuelva a la ciudad dentro de poco más de un mes subiré al observatorio y os enseñaré las vistas desde allí.