Cabecita loca

headache

Así tengo la cabeza normalmente: loca. Y no hablo de que sea propensa a hacer locuras, me refiero a dolores de cabeza, migrañas, jaquecas o como queráis llamarlo.

Hace ya tantos años que las sufro que no recuerdo el momento exacto en que empezaron a torturarme, pero creo que fue cuando empecé en la universidad y me tocó turno de tarde, lo que trastocó toda mi rutina, mis horarios y hasta el sueño.

Puede parecer una tontería, pero pasar de clases por la mañana a clases por la tarde cambió mi mundo. Llegaba a casa súper activa por la noche y lo que menos me apetecía era dormir, así que me daban las mil despierta. Luego por el día no podía con mi alma y así la cosa se empezó a torcer.

En fin, creo recordar que los primeros dolores de cabeza empezaron en esa época, aunque eran tonterías comparado con lo que vino después…

Con el tiempo el dolor iba siendo más intenso y decidí ver a un neurólogo, que tras hacerme un TAC me dijo que no tenía nada en la cabeza y me recomendó ir a un otorrino. El otorrino me hizo una radiografía de cara, que le confirmó que tengo sinusitis crónica, pero aun así me recomendó ir a un internista porque pensaba que tenía más tipos de dolores de cabeza además del causado por la sinusitis. El internista me dijo, después de hacerme un exhaustivo interrogatorio, que tengo los dolores de la sinusitis, dolores tensionales por estrés y comerme los problemas de todo el mundo y dolores provocados por el cuello.

No podía conformarme yo con un sólo tipo de dolor de cabeza, no, los quería todos para mí.

Mi último recurso fue acudir al médico que me lleva tratando desde que me operaron de la columna con 7 añitos (de eso os hablaré en otro post) para que me viera el cuello. Me hizo radiografías y me dijo que tenía dos vértebras de las cervicales MUY desgastadas, con lo cual era normal que me provocase dolores de cabeza. La solución que me dio: ninguna. Más o menos me dijo que no podía hacer nada, que tenía que aguantarme e ir probando antiinflamatorios para ver cuál me iba mejor.

Siguió pasando el tiempo y los dolores seguían aumentando. Y yo me fui convirtiendo casi en una adicta a los antiinflamatorios, porque no había día que no tuviera que recurrir a tomar alguno para calmar el dolor… 😦

Hasta que el 31 de enero de 2013 mi cuerpo dijo basta. Yo tenía un jaquecón de campeonato y me tomé un Enantyum, y unas horas después me salió un sarpullido enorme por todo el cuerpo. Fui corriendo a urgencias, donde fui a dar con una doctora un poco torpe, que no asoció mi sarpullido con eso sino con algo que habría comido. Y no se le ocurrió otra cosa que recetarme otro antiinflamatorio para el dolor de cabeza, con lo que el sarpullido fue a peor.

En fin, que el médico de cabecera me recomendó ir al alergólogo para que me hicieran pruebas porque él se inclinaba más por algún medicamento en vez de algo alimentario.

Se me ocurrió la buena idea de hacerme fotos del sarpullido y cuando fui a la alergóloga se las enseñé. Nada más verlas dijo que era claramente un “noséqué” de tipo medicamentoso y me pidió que le contase qué había tomado exactamente el día que me salió el sarpullido y los anteriores. Entonces me dijo que tenían que hacerme las pruebas de provocación controlada, que consistían en ingresarme en el hospital de día e ir dándome cada día uno de los medicamentos que yo había tomado para ver con cuál me salía el sarpullido.

Conclusión: mi cuerpo se había vuelto alérgico a todos los antiinflamatorios, los AINE’s, y ya no podría tomar ninguno.

Casi me da un patatús, ¿con qué iba yo a aliviar mis jaquecas? Entonces me hicieron la prueba con otro tipo de antiinflamatorios, que no son iguales que los normales, para ver si los toleraba. Y menos mal que esos no me dieron reacción.

Después de eso me he vuelto muy miedosa a la hora de tomar cualquier medicamento y procuro no abusar de los antiinflamatorios que sí puedo tomar para que mi cuerpo no vuelva a “intoxicarse”.

Intento relajarme y llevarlo como buenamente puedo, aunque ahora me he vuelto “adicta” a la Coca-Cola, que ayuda a los dolores de cabeza por la cafeína que tiene, y me tomo una diaria.

Y esto es todo, no pierdo la esperanza de que los dolores se vayan un día de repente igual que llegaron… *ilusa que es una*

Anuncios

2 pensamientos en “Cabecita loca

  1. Que pesadilla!! 😦 ha de ser terrible… yo tengo una amiga que tiene migrañas bastante fuertes que la vuelven loca. Son tan fuertes que no soporta el mínimo ruido, la luz, ciertos olores… y ningún medicamento es suficientemente eficaz para calmar esos dolores. Has probado métodos naturales? Ella se echaba gotas de menta piperita y utilizaba aceites esenciales. También tuvo sesiones de hipnosis que le ayudaron mucho
    Besitos

    Me gusta

    • Cuando tengo las jaquecas yo tampoco soporto el ruido, ni la luz, ni sobre todo los olores… Los olores son matadores.
      He probado casi de todo y cuando estoy así creo que nada me hace efecto, solamente tener paciencia y aguantar hasta que se pasa el dolor…
      ¡Besotes!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s