Lo que veo

Como últimamente no veo muchas películas, empezaré hablando de dos series que he visto recientemente y me gustaría recomendar. Las dos ya han sido canceladas, muy a mi pesar porque me han gustado mucho…

The Newsroom

thenewsroom

Sinopsis: La serie cuenta la historia de una redacción de informativos de una cadena de televisión por cable. El periodista Will McAvoy es un presentador de noticias. A la vuelta de sus vacaciones, después de un revés profesional, se encuentra con que muchos de sus compañeros han pedido el traslado. Además, su jefe contrató como productora ejecutiva a su ex-novia: Mackenzie MacHale, quien viene con muchos cambios que le generan más de un dolor de cabeza.

Tranquil@s, que no voy a contaros nada más y a destripar la serie. Solamente decir que me ha hecho pensar mucho en cómo se cuentan las noticias, cómo nos manipulan cuando quieren y esas cosas… Y me ha gustado que todas las noticias de las que se habla son reales, lo cual te engancha más.

The Michael J. Fox Show

themichaeljfoxshow

Sinopsis: Uno de los más queridos presentadores de noticias de Nueva York, Mike Henry, puso su carrera en espera con el objetivo de pasar más tiempo con su familia (su esposa Annie y sus tres alocados hijos) y concentrarse en mejorar su salud, tras haber sido diagnosticado de Párkinson. Pero ahora, cinco años más tarde, con los niños ya crecidos y ocupados en sus vidas, Mike comienza a tener inquietudes que sólo podrá resolver de una manera: volviendo a trabajar.

La serie es una comedia de capítulos cortos, de unos 20 minutos de duración cada uno, y me ha gustado especialmente por las situaciones tan absurdas que se producen a veces y por la capacidad de Michael J. Fox de reírse de sí mismo y de su enfermedad, quitándole dramatismo. Siempre me dejaba con una sonrisa en los labios y sensación de buen rollo 🙂

Mi Navidad (con retraso)

Por fin tengo tiempo de contaros cómo fueron mis navidades, que como ya dije no es mi época del año preferida, aunque he de reconocer que la cosa fue mejor de lo que pensaba…

¿Por qué no me apasiona la Navidad? Porque echo mucho de menos a las personas que ya no están para poder compartirla con ellas. Sobre todo a mis abuelos, mi tío y mi mejor amigo… Esa es la razón principal.

Y la otra razón de peso, es que muchos de los que sí están parecen empeñados en fastidiar los momentos en los que nos juntamos. Me fastidia enormemente pensar que para (casi) la única vez al año que nos reunimos en vez de aprovechar y disfrutar el momento, prefieran estropearlo con discusiones absurdas… Me produce mucha ansiedad pasar todo el tiempo de la reunión esperando el momento en que saltará la chispa que haga que todo se vaya al garete. No me siento a gusto…

Parece como si las personas de la familia que faltan hubieran sido durante años el pegamento que mantenía unida a la familia y ahora que no están nada funciona bien entre los que quedamos.

Pero afortunadamente este año no ha habido discusiones, tensiones ni malos rollos. Quitando las típicas discusiones sobre política, claro. Y más este año, que las elecciones habían sido sólo cuatro días antes…

En Nochebuena cenamos (y comimos al día siguiente) con parte de mi familia materna en casa de mi primo mayor. Esta parte de la familia es con la que siempre se suele discutir… Salvo este año, que aunque la cosa no ha sido para tirar cohetes en cuanto a diversión, sí estoy contenta porque no hemos terminado a gritos.

Lo mejor: pasar un tiempo con mis tres sobrinos mayores, a los que solamente veo estos dos días en todo el año.

El día 26 nos marchamos a la zona levantina porque por fin hemos vendido la casa que teníamos en Almería y teníamos que firmar en el notario el día 29. Así que fenomenal, por lo de estar unos días en la playa y por ver a mis sobrinos que viven allí…

El 30 ya estábamos corriendo de vuelta a Madrid para pasar la Nochevieja con parte de la familia paterna. Fue una noche divertida, con estos no hay tensión y sí muchas risas 🙂

Y muy orgullosa de mí misma porque por primera vez terminé de comer las uvas a tiempo y sin atragantarme. Es más, acabé un poco antes jajaja

Al día de Reyes llegué ya cansada y con ganas de que terminase ya tanta celebración. Mi cuerpo estaba a punto de colapsar con tanta comida y tanta falta de sueño xD

Pero quedaba la última comida, con la otra parte de la familia materna, con la que solemos comer siempre en Reyes. Todo transcurrió en paz y armonía, comimos genial y pude disfrutar de mi sobrina más pequeñita, que acaba de cumplir 4 mesecitos. Os podéis imaginar lo que babeé. Muero de amor con ella ahora que ya está empezando a hacer más cositas, a sonreír… ¡Me la como! 😀

Y básicamente esto fue todo. Dentro de un año más y espero que mejor 😉

¿Cómo han sido vuestras navidades?

La Taberna de Elia

Durante la vorágine de comidas y cenas navideñas tuvimos la oportunidad de cenar en el restaurante La Taberna de Elia en Pozuelo de Alarcón y he de decir que salí gratamente sorprendida.

la_taberna_de_elia

Cenamos justamente en la mesa redonda de la foto. El sitio es agradable y el personal que nos atendió fue muy amable, sobre todo una camarera que fue encantadora 🙂

La carta es bastante larga y tiene como especialidad estrella la carne. Y yo, carnívora declarada, encantada.

Os cuento lo que pedimos porque os recomendaría todo ello sin dudar. De entradas para compartir: zamburiñas a la plancha, berberechos “al ajillo” y jamón ibérico. Y de segundos se pidió: mollejas de lechal al ajillo con huevo revuelto (riquísimas), steak tartar (que aunque a mí no me va decían que estaba muy bueno) y chuleta de angus a la brasa (madrecita del alma querida que buena estaba y que tierna, casi se derretía en la boca).

Creo que puedo decir, sin miedo a equivocarme, que volveremos 😉